Logotipo del IVH

 

 Instituto de Verbología Hispánica
 
 Inventar un verbo
 
 Inventar un verbo
 
 Inventar un verbo
 
 Adorno

 Verbos neológicos creados por los visitantes de verbolog.com

 Verbos poco corrientes, aportados por los visitantes de verbolog.com

 

 Adorno


        Algunos se preguntan: ¿Existe tal palabra? ¿Existe tal adjetivo? ¿Existe tal verbo?
        Y quizá no saben que, de momento que dicen la palabra, ya le han dado un cierto modo de existencia.
        Las palabras existen a partir de que alguien las pronuncia o las escribe. Pero no toman cuerpo hasta que, al oírlas o leerlas, son comprendidas y aceptadas por los demás. Y, si llegan a ser usadas por unos u otros, resultará que viven y se desarrollan en algún lugar del universo del lenguaje, más o menos ocultas, más o menos patentes, más o menos circulantes.
        Desde aquí proponemos un agradable pasatiempo: crear verbos. Tarea no tan fácil, aunque lo parezca.
        Muchas personas crean palabras espontáneamente, al hablar. Unas veces son entendidas por sus oyentes y otras requieren una explicación. Pero la palabra escrita, cuando es neológica, se debe entender siempre, aunque no esté explicada por el autor. Por lo menos se deberá comprender su significado relacionándola con otra palabra afín, ya sea su étimo o su derivada; siempre que la frase, el contexto de ella y el nivel cultural del lector lo permitan, naturalmente.
        Crear palabras intencionadamente, lo han hecho muchísimos escritores a lo largo de la historia de nuestra lengua y a lo ancho de los cuatro continentes donde se habla o se habló el español. Muchos autores anteriores al Renacimiento y casi todos los del Siglo de Oro fueron, en mayor o menor medida, creadores de palabras. Y a partir de finales del Siglo XIX y principios del XX, la creación léxica se desborda.
        En cuanto a la creación de verbos nuevos, existe un gigante de las Letras hispanas cuya aportación de verbos neológicos a nuestro idioma difícilmente podrá ser alguna vez superada. Nos referimos a Ramón Gómez de la Serna. En la página que le dedicamos, http://www.verbolog.com/4rgserna.htm, se puede comprobar esta fecundidad creativa. Y aún hay que tener en cuenta que muchos de los verbos por él creados, han sido copiados o "recreados" por otros autores posteriores, por lo que carecen del asterisco alzado con que se señalan los verbos exclusivos de un autor, según se explica al principio de la página.
        Invitamos a participar en este "juego" de crear verbos, a todos los amantes de la inmensa riqueza expresiva de nuestra lengua. A todos los que se rebelan contra el empobrecimiento del lenguaje, al que la televisión nos quiere acostumbrar. A todos los que sufren la lectura de los artículos de prensa escritos con atolondramiento y prisas, maltraduciendo, divulgando anglicismos, o atropellando la sintaxis de nuestra lengua. A todos los que creen que las sutilidades del pensamiento y el espíritu humanos no se pueden manifestar sin un lenguaje amplio y rico en verbos, en el que estos expresan todos los hechos, todas las acciones, todas las impresiones, omisiones, estados de ánimo, etc., que afectan a los seres humanos y a la sociedad entera.

        Hecha esta introducción sólo nos queda hacer unas advertencias a nuestros inventores de verbos.


  • 1)      Serán rechazados los verbos cuyo significado pueda molestar a personas o colectividades.
  • 2)      No se admitirán los verbos neológicos de etimología irreconocible, ni los derivados o compuestos de palabras sin significado o sin sentido, ni los que se usan o usaron con carácter temporal, local, particular o privado.
  • 3)      Tampoco se admitirán los verbos que empiecen por el prefijo auto- y tengan perfecta equivalencia de significado con otro verbo en uso. "Autoaprender", "autocallarse" y "autodespertarse", por ejemplo, son verbos perfectamente inútiles, sustituibles por "aprender", "callarse" y "despertarse". Habría que ser un Arniches para crear, como él creó, aunque humorísticamente, un verbo "autopelearse", solamente admitido por su carácter literario y festivo, pero con significado idéntico a "pelearse".
  • 4)      Hay centenares de verbos pendientes de crear, que comenzarían con el prefijo "des-" y que serían de significado más o menos opuesto al verbo de la misma grafía, pero sin el citado prefijo. Téngase en cuenta que estos verbos con prefijo "negativo" o "privativo" no siempre son posibles de crear, ni su uso es siempre justificable. "Desmatar" y "desabrir", por poner solo dos ejemplos, no son lo contrario de "matar" y de "abrir", respectivamente. Y raros verbos como "desempezar", que ya está en documentos de la corte de Alfonso X el Sabio y que en 1962 reintroduce en nuestro idioma Luis Martín Santos, en su novela "Tiempo de silencio", solo se justifican por un contexto literario y un lenguaje especiales, pero no por que puedan tener otro tipo de uso.
  • 5)      Antes de proponer un verbo de nueva creación, se deberá comprobar que no conste como ya documentado en la Base de Datos del Instituto de Verbología Hispánica, http://www.verbolog.com/igca.htm. También se deberá buscar en Internet, con "Google" u otro buscador, en sus varias formas verbales, principalmente en infinitivo, gerundio, en forma pronominal, etc.
  • 6)      Si el verbo aparece en Internet pero no en la Base de Datos del Instituto, agradeceremos mucho que nos lo comuniquen al ecorreo que aparece en el botón de abajo.
  • 7)      Todos los verbos propuestos deben venir con su definición, mejor o peor explicada, más o menos extensa, pero de modo que se comprenda perfectamente su significado, sin lugar a dudas. Además, necesariamente deberán ir acompañados de una o dos frases de ejemplo, en que aparezcan usados. No son aconsejables los particularismos de una zona, región o localidad, que no puedan ser entendidos en cualquier sitio donde se hable español o castellano.
  • 8)      Los ejemplos de verbos con un participio de pasado, deberán llevar el verbo haber precediendo o acompañando al participio. Tratándose de ejemplos en voz pasiva, los participios habrán de ir precedidos o acompañados del verbo ser. En otro caso, los supuestos participios se considerarán como adjetivos.
  • 9)      El Instituto de Verbología Hispánica podrá retocar ligeramente las definiciones y los ejemplos de uso propuestos por los autores, siempre que, con ello, los textos ganen en exactitud o en expresividad.
  • 10)      Los verbos neológicos aceptados y publicados en la página que se cita en el párrafo de más abajo, se incorporarán a la siguiente actualización de la Base de Datos del Instituto de Verbología Hispánica. También aparecerán en la próxima edición del Inventario General y Conjugador Avanzado de los verbos del español, sus dialectos y lenguas afines.
  • 11)      No se mantendrá correspondencia ni sobre los verbos rechazados ni sobre los admitidos por el Instituto. Estos últimos se publicarán en http://www.verbolog.com/neolog.htm. El autor puede solicitar que su verbo se publique como de autor anónimo, o bien con su nombre o con un seudónimo. En cualquier caso habrá de hacer constar su país de residencia o de origen y, si lo desea, la ciudad donde vive.
  • 12)      Los verbos propuestos se enviarán por ecorreo a la siguiente dirección:

 
 Ecorreo para neologismos

 

 Barra

 Adorno

 Verbos neológicos creados por los visitantes de verbolog.com

 Verbos poco corrientes, aportados por los visitantes de verbolog.com

 Verbos de autor

 Aprender un verbo nuevo

 Tablas de conjugación de los verbos en español

 Tipos de usualidad de los verbos

 Terminología del IVH

 IGCAVEDLA

 Los mil primeros verbos de la Base de Datos del Instituto de Verbología Hispánica

 Página del IVH

 Página de inicio

Visitas al sitio "http://www.verbolog.com"
(antes www.editame.com)
desde el 1-7-1998:

 Contador

 Barra

 

 Logotipo del IVH